En periodo de elecciones resurge el tema de la apuesta por la I+D+i. Los científicos salen a reclamar la insensatez que supone no apostar decididamente por este aspecto. En el discurso, arbitrariamente se habla de ciencia, investigación, I+D mezclando estos términos, por ello, es necesario explicar el significado de estas tres letras. I+D+i que representan conceptos vinculados pero distintos. Sin que exista una definición absoluta el significado es:

  • I es la investigaci√≥n que supone la generaci√≥n de conocimiento¬†o¬†la creaci√≥n de nuevas ideas o teor√≠as. Es posible que la investigaci√≥n se realice con el objetivo de aumentar el conocimiento existente ‚Äďinvestigaci√≥n b√°sica- o teniendo en cuenta futuras aplicaciones ‚Äďinvestigaci√≥n aplicada-.
  • D es¬†el desarrollo¬†que consiste en el uso de t√©cnicas cient√≠ficas, tecnol√≥gicas o incluso de otra √≠ndole ‚Äďcomo puede ser la teor√≠a econ√≥mica- para una aplicaci√≥n concreta.
  • i es la innovaci√≥n y significa un cambio tecnol√≥gico en los procedimientos, en la forma de hacer las cosas.

El ejemplo del ADN:

Watson y Crick en su trabajo sobre la estructura del ADN hicieron investigaci√≥n. En aquel momento buscaban el conocimiento simplemente. Esta investigaci√≥n abri√≥ la puerta a muchas otras como el estudio de las enfermedades gen√©ticas como el c√°ncer. De ah√≠ surgieron investigaciones m√°s aplicadas como por ejemplo el estudio de estrategias para eliminar c√©lulas tumorales destruyendo el ADN ‚Äďf√°rmacos, t√©cnicas radiol√≥gicas etc.-.

El paso siguiente, en base a este conocimiento, fue el dise√Īo de las terapias que llevan a la apoptosis ‚Äďmuerte celular- de las c√©lulas cancer√≠genas. Esta cuesti√≥n ya supone un desarrollo puesto que se utilizan conocimientos ya existentes con un objetivo concreto.

La innovación, en este ejemplo, se produce cuando la medicina comienza a aplicar estas técnicas.

 

Existen gran cantidad de ejemplos de investigaciones que acabaron teniendo un verdadero impacto en la sociedad, algunas de ellas se han bifurcado en innumerables aplicaciones he aquí más ejemplos:

  • Del estudio de las biomol√©culas al desarrollo de la s√≠ntesis qu√≠mica que lleva a la farmacolog√≠a actual donde pueden obtenerse sustancias que mejoran la vida de las personas como los antibi√≥ticos, la insulina de los diab√©ticos o los medicamentos para las alegr√≠as entre otros.
  • Del abstracto concepto del movimiento de los electrones a la electricidad y el motor el√©ctrico que permiten el funcionamiento de pr√°cticamente todos los equipos que hoy en d√≠a existen.
  • De la estructura del √°tomo a la energ√≠a nuclear y a las terapias con neutrones.
  • De la aerodin√°mica a los aviones.
  • Del estudio de los semiconductores a los computadores.
  • Del estudio de los hongos al desarrollo de la penicilina y los dem√°s antibi√≥ticos.

Muchas de estas tecnologías de hoy surgieron de investigaciones del ayer sobre conceptos que en su día eran totalmente abstractos.

El impacto de la Investigaci√≥n se ve a medio-largo plazo, mientras que el¬†Desarrollo¬†busca unos resultados a corto-medio plazo -especialmente en la industria-. Sin embargo la investigaci√≥n y el desarrollo son dos fen√≥menos que se retroalimentan y que se necesitan mutuamente. Debe generarse una cadena de valor, mientras se investigan unos temas, se deben ir desarrollando otras tecnolog√≠as que est√©n m√°s pr√≥ximas a su aplicaci√≥n. Esto es lo que hace un sistema de I+D+i y estas din√°micas en muchos pa√≠ses repercuten en el empleo, frenan la pobreza y la desigualdad porque adem√°s del impacto social que tiene, por ejemplo desarrollar un medicamento para los pacientes, la I+D+i en su conjunto tiene un gran impacto econ√≥mico. Las empresas de alto componente tecnol√≥gico triunfan en el mercado. Estas compa√Ī√≠as crean empleo cualificado y aportan tecnolog√≠a, medicamentos, alimentos, sostenibilidad contribuyendo a crear un mundo mejor… En el otro lado de la balanza est√°n las empresas que basan su negocio en la especulaci√≥n y que √ļnicamente crean desigualdad ‚Äďnegocio inmobiliario, concesionarias de autopistas, aparcamientos etc.-. Estas √ļltimas parasitan al ciudadano sin ofrecer nada a la sociedad.

Los gobiernos deber√≠an apostar indudablemente por la ciencia y la tecnolog√≠a, esto es algo que los profesionales de la ciencia llevamos reclamando muchos a√Īos. Sin embargo, el mensaje no parece haber calado. La ciencia est√° muy poco presente en los debates electorales y en los programas de gobierno aparece muy modestamente.

Quiz√° los cient√≠ficos deber√≠amos mirar m√°s all√° de nuestro ombligo y darnos cuenta de que si los pol√≠ticos no se interesan por la ciencia es porque la sociedad tampoco lo hace. La ciencia no da votos y en ese sentido hasta la fecha hemos fracasado, no hemos conseguido mostrar que tenemos una de las m√°s potentes herramientas para mejorar la vida de la gente. Debemos seguir trabajando, no solo en convencer a los pol√≠ticos, sino tambi√©n a la sociedad del impacto de la ciencia y la tecnolog√≠a. Los informes sobre percepci√≥n de la ciencia arrojan datos esperanzadores –https://icono.fecyt.es/informes-y-publicaciones/percepcion-social-de-la-ciencia-y-la-tecnologia-en-espana-.