FAQ es un término habitual en las páginas de atención al cliente cuyo significado es Frequently Asked Questions. Estando en posesión del título de Doctor, en concreto en Ciencia y Tecnología Química, hay una serie de preguntas que me han realizado muchas veces. Sorprende que la sociedad tenga desconocimiento sobre estos temas, pero la perspectiva de los que estamos en el mundillo produce un sesgo que hace parecer obvio lo que para el resto podría ser desconocido.

¿Para qué sirve el doctorado?

El doctorado es un entrenamiento de 3-5 años aprox. en la aplicación del método científico –esto es así independientemente que el doctorado sea en letras o ciencias-. Esta herramienta es esencial para la solución de problemas, consiste en un enfoque sistemático que permite realizar un análisis de una cuestión, plantear una serie de posibles soluciones, ejecutar pruebas –el experimento- y encontrar una respuesta reforzada con argumentos veraces y contrastables. La objetividad y la posibilidad de revisión son inherentes a este método y las alternativas se basan en sesgos y cuestiones subjetivas. La persona entrenada en este campo es además capaz de plantear este enfoque, que incluye la búsqueda de bibliografía rigurosa, la comunicación de los resultados y la creatividad asociada a las nuevas ideas.

Además de estas facetas individuales, el doctorado requiere trabajo en equipo con otros miembros de la comunidad científica o del campo de saber. El candidato interacciona con otros profesionales acudiendo a congresos, realizando publicaciones revisadas por pares e incluso en su propio grupo de investigación, donde colabora con profesores y otros candidatos.

Otra característica es la capacidad de trabajo bajo presión. En una tesis existen plazos continuos que deben cumplirse: para enviar artículos, para solicitar becas, para la entrega de la propia memoria final. El trabajo de investigación es incierto y los candidatos siempre se enfrentan a problemas como la falta de resultados. Por ello, pese a que esta experiencia no siempre es tan traumática como algunos doctores afirman, puede decirse que un doctor está preparado para superar muchas adversidades.

¿Por qué hiciste un Doctorado?

Sorprendentemente, algunos aún creen que estos estudios sólo sirven para ser profesor. No obstante, las motivaciones para convertirse en doctor pueden ser muy variadas y van desde un reto personal hasta la voluntad de ampliar las habilidades y conocimientos. Reducir este tipo de decisiones a las potenciales perspectivas de futuro me parece una cuestión de seres humanos con un interior muy pobre. La tesis doctoral no es un sacrificio para tener una vida mejor en el futuro, es una experiencia en si misma e incluso un modo de vida, limitado eso sí, a unos años.

Siendo un científico, querrás trabajar en un laboratorio…

Otra cuestión común es encasillar a los doctores en las facetas características de su rama de conocimiento. Por ejemplo, a los que estudian ciencias se les supone que sólo podrán trabajar en un laboratorio. Sin embargo, el método científico es una herramienta con un potencial que va mucho más allá del laboratorio. Una mente entrenada en los caminos de la ciencia puede buscar soluciones a problemas, aprovechar su creatividad e incluso “gestionar lo ingestionable” como titula un conocido libre sobre gestión de la I+D+i.

El tiempo que invertiste en hacer la tesis ¿es experiencia profesional?

Si bien, la Universidad y la empresa son mundos distintos. Tender puentes entre ambos es algo esencial, en lo que me gustaría participar habiendo estado en ambos escenarios. La experiencia en la investigación académica es de gran utilidad para afrontar los retos de cualquier empresa. Es cierto que los primeros pasos requieren una pequeña adaptación a un mundo donde el aspecto económico y la viabilidad práctica tienen un peso muy importante, pero los conocimientos adquiridos en la Universidad tienen gran valor. La experiencia en la Universidad es por tanto una formación singular que puede servir de gran ayuda en el mundo de los negocios.