‚ÄúUnos emprendedores chilenos fabrican bolsas pl√°sticas solubles en agua que no contaminan‚ÄĚ titulaba el pa√≠s en su secci√≥n de noticias internacionales (https://elpais.com/internacional/2018/07/25/mundo_global/1532518858_768849.html). Esta noticia es un ejemplo de una tendencia que est√° da√Īando el mundo cient√≠fico. Si bien es cierto que la ciencia necesita divulgaci√≥n, no deben exagerarse los descubrimientos. Esta exageraci√≥n de los hechos podr√≠a llevar a la gente a desconfiar de los proyectos de investigaci√≥n, puesto que todo se presenta como maravilloso y revolucionario mientras que el paso de los a√Īos no muestra la aparici√≥n de aplicaciones reales.

¬ŅRealmente no contaminan?

La definici√≥n de contaminaci√≥n implica toda sustancia que est√° presente en un medio donde no debe estar, no solo hace referencia a la inocuidad del contaminante. Por tanto, una bolsa ‚Äúdisuelta‚ÄĚ en agua aunque d√© lugar a sustancias inocuas es un contaminante.

Tratamiento de residuos

Desde el punto de vista del tratamiento de residuos, resulta m√°s f√°cil limpiar un r√≠o donde hay bolsas de pl√°stico flotando ‚Äďsimplemente hay que filtrar- que eliminar una sustancia en disoluci√≥n. Por tanto esta ser√≠a otra desventaja.

Usos de la bolsa

Una bolsa que se descompone con el agua, sería muy sensible a la humedad y a la lluvia, siendo este uno de los mayores defectos de la invención.

Un gran invento independientemente de sus limitaciones

Sin embargo, pese a todos los inconvenientes que presenta, se trata de un gran invento y por ello no es necesario exagerar sobre sus posibles aplicaciones. Un material que se descompone en contacto con el agua puede resultar fácil de eliminar siempre que se controle su vertido. Las bolsas plásticas convencionales no son recuperables incluso cuando se recogen debidamente. Este nuevo tipo de material, siempre que se recoja debidamente podría ser altamente reciclable.

“Es mejor buscar soluciones a los problemas que problemas a las soluciones”, no obstante cuando se realiza un invento hay que conocer sus limitaciones que deben suponer nuevos restos a superar. Ignorarlas solo lleva a futuros fracasos.