Actualmente es com√ļn preguntarse si comemos sano. El marketing siempre est√° intentando vendernos ‚Äúlos mejores productos para nuestra salud, nuestro coraz√≥n, mantener la l√≠nea o controlar el colesterol‚ÄĚ. Sin embargo suele disfrazar la verdad. A pesar de que la ley siempre est√° detr√°s de estos reclamos publicitarios, el que hace la ley hace la trampa y esta es m√°s r√°pida. As√≠, siempre hay un truco para sugerir que algo es bio, natural, ecol√≥gico o saludable.

Por supuesto que la comida procesada no es tan terrible y peligrosa como muchos nos quieren hacer creer pues pasa unos exigentes controles sanitarios. Es segura, pero no necesariamente sana. Muchos productores solo piensan en cumplir la ley adem√°s de obtener el m√°ximo beneficio, el objetivo final totalmente leg√≠timo de todo negocio. B√°sicamente, en las grandes superficies comerciales pueden encontrarse dos tipos de alimentos: Un grupo son los productos dise√Īados para utilizar su bajo precio como reclamo, en todas partes se ven slogans que invitan a ahorrar en la cesta de la compra. Da la impresi√≥n de que nadie se ha parado a reflexionar sobre las implicaciones de esto. Si somos lo que comemos ahorrar en el mantenimiento de nuestros √≥rganos vitales no parece ser la mejor idea. Por otro lado, algunos productos se venden a altos precios ya que est√°n considerados como una delicatesen. Est√°n en el medio de las estanter√≠as empaquetados con apetitosas fotograf√≠as acompa√Īadas de frases que tratan de mostrar que han sido hechos siguiendo m√©todos cl√°sicos y naturales. Estas estrategias permiten aumentar su valor a pesar de que el consumidor puede realmente no estarse llevando un mejor producto a casa.

Aunque los supermercados est√°n dominados por las grandes compa√Ī√≠as, que en su mayor√≠a venden comida procesada, todav√≠a es posible comprar comida realmente ‚Äúnatural‚ÄĚ o al menos no procesada. Actualmente existen movimientos a favor de los medios ecol√≥gicos de producci√≥n, pero ¬Ņson estos m√©todos cl√°sicos de cultivo realmente lo m√°s respetuoso con el medioambiente? Posiblemente no, al negar el uso de la tecnolog√≠a se renuncia a la mejora del rendimiento de los suelos. A mayor superficie cultivada, menos espacio se deja a los √°rboles y otras especies imprescindibles para el medioambiente. Para evitar el uso de fertilizantes sint√©ticos se utiliza una gran cantidad de materia org√°nica que puede traer otras consecuencias.

El miedo a las sustancias qu√≠micas y a los cultivos transg√©nicos es posiblemente un error. No hay una clara evidencia en contra del uso de estos avances. Incluso en algunos casos en los que podr√≠a haberla, el da√Īo potencial que causan estos agentes es menor que el de no usarlos, por ejemplo la expansi√≥n de la malaria. La tecnolog√≠a ha proporcionado soluciones para hacer un mundo m√°s sostenible, no debemos volver a los cultivos medievales. Es necesario aplicar la ciencia a la agricultura. Mezclando grandes granjas tecnol√≥gicas con el peque√Īo productor local podr√≠a crearse un sistema que funcionara. Por un lado habr√≠a comida econ√≥mica y saludable para el consumo diario junto con estupenda comida natural para ocasiones especiales, esta √ļltima ser√≠a m√°s cara como consecuencia de sus costes de producci√≥n. Sin embargo la comida natural siempre ser√≠a aceptada por su gran argumento a favor, el SABOR.

Actualmente, parte de la industria se centra en crear productos emulando la textura y el sabor de otros a un menor precio. Algunas compa√Ī√≠as no prestan atenci√≥n a los valores nutricionales, como consecuencia utilizan un exceso de azucares y grasas. Los bajos precios de los alimentos son por otro lado importantes para garantizar la alimentaci√≥n de toda la poblaci√≥n pero deber√≠an poner m√°s atenci√≥n en hacer alimentos m√°s saludables.

He percibido que algunas de estas cuestiones previamente citadas est√°n empezando a cambiar. Por ello espero que en un futuro pr√≥ximo sea posible consumir comida saludable, tengamos un mundo m√°s sostenible y a pesar de que esto √ļltimo parezca ut√≥pico, un pleno acceso a la comida para todos los habitantes del planeta. Esto es posible, es una cuesti√≥n de voluntad.