Las plantas son unos organismos que no se mueven para alimentarse, capturan carbono del aire en forma de CO2 haciéndonos un gran favor, toman energía del sol y nutrientes de la tierra. Esto funciona de manera natural, sin embargo este proceso en las granjas a veces puede encontrarse con problemas. Entre otros elementos las plantas necesitan un aporte de nitrógeno y cuando este no llega a la tierra, es el agricultor quien tiene que aportarlo.

Todav√≠a a principios del siglo XX, el nitr√≥geno se aportaba a la tierra mediante especies vegetales fijadoras de nitr√≥geno o a√Īadiendo sales inorg√°nicas producto de la miner√≠a. Estos m√©todos reduc√≠an considerablemente el rendimiento pues los cultivos fertilizantes tardaban en crecer y los nitratos salinos ten√≠an que extraerse en lugares que pod√≠an ser lejanos ‚Äďprincipalmente este mineral se obten√≠a en Chile-, de esta forma su disponibilidad estaba limitada.

Se necesitaba una forma eficiente de suministrar nitrógeno a las plantas para optimizar la agricultura. El aire se compone de más de tres cuartas partes de nitrógeno, sin embargo la absorción de nitrógeno del aire no es el camino utilizado por la naturaleza. Ante este problema una serie de científicos brillantes idearon una solución.

Fritz Haber, Carl Bosch y sus correspondientes equipos científicos, idearon el método que lleva su nombre. Esta genialidad, es un proceso industrial capaz de convertir una mezcla de aire y metano en amoníaco gas, mucho más reactivo que el nitrógeno que es un gas prácticamente inerte. El amoníaco se puede convertir en nitratos que sirven como fuente de nitrógeno para las plantas y que además tienen otras aplicaciones como explosivos, o ácidos como el ácido nítrico.

La posibilidad de fabricar fertilizantes sintéticos, aumentó la disponibilidad de los mismos y por tanto rendimiento de la tierra, así fue posible alimentar a más población. Todo esto mejoró notablemente la calidad de vida en todo el planeta y ayudó a hacer menos frecuentes las catastróficas hambrunas.

Todo parti√≥ de una idea, en el aire hay nitr√≥geno. A partir de ella, los cient√≠ficos trazaron un camino en forma de reacciones qu√≠micas para llevar este elemento del aire a la tierra. Todo esto fue optimizado por el equipo de Haber hasta llegar a un proceso viable. Esto cambi√≥ el mundo y el cient√≠fico a cargo de este proyecto fue reconocido con el premio Nobel quedando para la posteridad en los libros de historia. Mientras que a Fritz Haber le concedieron el premio por este proceso de obtenci√≥n de amon√≠aco, a su colaborador Carl Bosch le otorgaron este galard√≥n 13 a√Īos m√°s tarde por su aportaci√≥n a las reacciones en fase gas imprescindible para el proceso Haber-Bosch.