Los metales son sustancias con unas características entre las que destacan su dureza y la capacidad de conducir en mayor o menor medida el calor y la electricidad. De estas propiedades surgen sus aplicaciones, las piezas resistentes, los cables y los objetos que transmiten calor, como estufas y utensilios de cocina suelen ser metálicos.

La ciencia es capaz de explicar por qu√© los metales act√ļan de esta manera, todo se debe a su estructura at√≥mica, lo que se conoce como el enlace met√°lico. Seg√ļn este modelo los metales se caracterizan por tener los n√ļcleos muy pr√≥ximos y fuertemente unidos, lo que justifica su dureza. Alrededor de estos, los electrones pueden moverse con una libertad mayor a la que tienen en otros materiales. Por esta raz√≥n son buenos conductores de calor y electricidad, pues los electrones son part√≠culas capaces de transportar estas dos magnitudes.

La conducción de calor y de electricidad están íntimamente ligadas ya que normalmente el material que conduce bien el calor, también lo hace con la electricidad. Esta relación se cuantifica con la ley de la conductividad de Wiedemann-Franz. Esta vinculación entre las dos propiedades no es necesariamente algo positivo ya que implica pérdidas de energía al transportar la electricidad por el conocido efecto Joule.

Hasta la fecha, la regla establecida para los metales, era que la libre circulaci√≥n de electrones implicaba buena transmisi√≥n de calor y electricidad. Sin embargo los cient√≠ficos siempre intentan romper con lo establecido, as√≠ recientemente se ha publicado un estudio en el que un grupo de cient√≠ficos de distintas universidades, que ha estudiado las propiedades del di√≥xido de Vanadio se encontr√≥ con una anomal√≠a. Este compuesto es un derivado met√°lico aunque no estrictamente un metal, su estructura contiene tambi√©n ox√≠geno. Lo curioso es que es capaz de transmitir bien la electricidad pero no el calor. Si son los electrones quienes transmiten ambas propiedades, ¬Ņc√≥mo es posible que en este caso solo transporten electricidad? Para comprender esto hay que ir m√°s all√°, la diferencia entre el transporte de calor y electricidad es una cuesti√≥n de orden. El calor suele fluir aleatoriamente, salvo que existan unos focos caliente y fr√≠o entre los cu√°les haya un gradiente de temperatura. En cambio, la electricidad viaja de un punto a otro por una diferencia de potencial. En este material solo es posible el flujo ordenado de electrones, as√≠ a la electricidad fluye y el calor no.

Esta propiedad ya se había conseguido en otros materiales, pero lo más interesante de esta investigación es que este material adquiere ese comportamiento a temperatura ambiente. La futura aplicación de este hallazgo será la fabricación de sustancias conductoras de corriente sin pérdidas de calor. Los tan ansiados superconductores a temperatura ambiente, la máxima eficiencia en la transmisión de corriente, podrían estar más cerca.

Enlace a la publicación original:

http://science.sciencemag.org/content/355/6323/371